Remedios caseros para evitar rozaduras en los pies

¿A quién no le han hecho daño alguna vez unos zapatos nuevos? ¿Arrinconaste en el armario aquellos zapatos que te provocan escalofríos cuando recuerdas las ampollas que te hicieron? Cuando tus pies sufren, todo el cuerpo sufre y andar se convierte en una verdadera pesadilla. En verano, esta sensación se incrementa con el calor.

Cómo me están rozando los zapatos” o “esta ampolla me va a matar” son dos frases más que típicas que sobre todo repetimos en estas fechas. Aprovechamos en comuniones, bodas o licenciaturas para estrenar un nuevo modelo de zapatos. La palabra ‘ampollas’ se multiplica entre las mujeres según los centímetros de tacón de su zapato. El reto de Kalzo Shoes es evitar o por lo menos minimizar al máximo este sufrimiento.

Nuestro principal consejo es que te asegures de comprar el número de calzado que necesitas. La probabilidad de que aparezcan rozaduras y ampollas se incrementa considerablemente cuando el zapato te aprieta o te queda grande. A veces hay que dejar de lado el modelo que más nos gusta por el que realmente nos queda bien. Si aún después de comprar un calzado que se adapta a tus pies, tienes problemas con tus zapatos… Kalzo Shoes te propone una lista de CONSEJOS y de CUIDADOS para evitar que los zapatos te hagan daño y que tus pies estén protegidos. 

SERVILLETAS DE PAPEL
Es un remedio práctico y sencillo que te servirá para salir del paso hasta que llegues a casa. Nuestras abuelas ya lo utilizaban cuando todavía no existían las plantillas de silicona. Basta con colocarte un trozo de servilleta debajo del talón para subir ligeramente esa zona y cambiar el punto de fricción.

2 CREMA HIDRATANTE
¿Pero de verdad, de verdad, de verdad sirve para algo? Este consejo, aunque está muy extendido, genera muchas dudas a lo hora de ponerlo en práctica. Aplicar un poco de crema hidratante en el interior del zapato puede evitar que nos salgan rozaduras. Debes aplicar una cantidad pequeña de crema y frotar lo suficiente hasta que desaparezca de la superficie. Con esta práctica conseguiremos que la zona se reblandezca y que nuestros pies estén más cómodos.

AGUA o ALCOHOL
Humedece con agua caliente o con unas gotas de alcohol la zona del zapato que te molesta y póntelo. Éste es un remedio de zapatero que podemos hacer en casa y que nos puede evitar mucho sufrimiento.

EL CONGELADOR
Aunque parezca mentira, aplicar frío a tu calzado puede darte muy buenos resultados. Introduce tus zapatos en una bolsa de plástico y después mételos durante uno hora más o menos al congelador. Cuando los saques, póntelos y se amoldarán a tus pies. Es importante que te pongas los zapatos cuando los saques del congelador para que cojan forma. Si no lo haces así, no servirá de nada.

CALCETINES
Kalzo Shoes te propone que cambies los calcetines por los pinkies de algodón. Protegerás tus pies, evitarás rozaduras y tu pie irá más fresco porque absorberá la humedad.

¿Has tomado buena nota? Si ya probado alguno de estos remedios caseros, comparte con nosotr@s la experiencia y cuéntanos qué tal te fue… Por supuesto, si conoces otro consejo, no lo dudes, déjanos un comentario que no tardaremos en ponerlo en práctica. ¡Gracias! 

Comparte esta noticia con tus amig@s y ¡a disfrutar del verano sin rozaduras y sin ampollas! 

P.D. En nuestro próximo post, te daremos unas cuentos remedios naturales para curar las rozaduras.

Fuente

Modelos primavera 2013

Anuncios